Descubriendo la ciudad de Meknes

Meknes (Mequínez), una de las ciudades más espectaculares que puedes encontrar en Marruecos.

En este artículo me gustaría hablaros sobre nuestra parada en Meknes (Mequínez). Tras partir de Rabat llegamos a esta pequeña ciudad, de la que aún se puede respirar el esplendor que vivió tiempo atrás, ya que durante años este lugar fue la capital del país.

Tras la pérdida de fuerza política, así como el paso de un terremoto, hizo que Meknes pasase a un segundo plano y perdiese todo el poder que tuvo. No obstante, cuando llegamos a la plaza (Place El-Hedim), que por cierto… Es como el Yamaa El Fna pero mucho más pequeña, se ven las ruinas de la kasba además de “la atracción especial” del lugar que es ni más ni menos que la Puerta de Bab el Mansur. Impresionante y preciosa. Eso sí, no se puede atravesar. Para acceder a la otra parte, que alberga la Madraza, la antigua prisión y un barrio cuyo nombre desconozco, por el que nos perdimos durante un rato bastante largo. 

Mequínez se trata de una ciudad que se nota que tiene mucha historia a sus espaldas, pero sinceramente, a parte de lo anteriormente mencionado no me llamó nada más la atención. Sí que es cierto que se respira un aire local brutal, pero para mi gusto lo “bonito e impactante” lo tiene todo muy concentrado, así que tras pasar un ratito esa zona el aburrimiento vino pronto hacia mí.

Como las anteriores ciudades, ésta no iba a ser menos y su zoco tenía pinta de ser bastante grande. Y digo que tenía pinta porque literalmente no pudimos acceder a él debido a la cantidad de gente que había, llegando al punto de hacer tapón. Obviamente no seguimos nuestra andadura por el mercado. Sin embargo, justo en el otro extremo tenía lugar lo que viene siendo un mercadillo hiper mega gigante, el cuál me imagino que se haga todos los días.

Me gustaría hacer mención de una de las cosas que más me han repateado de este viaje, y es la explotación animal. Me da mucha rabia que la gente se beneficie a cuenta de tener a unos animales a su servicio, que a saber en qué condiciones están, en Marrakesh lo que principalmente había eran monos y cobras, y en Meknes había hasta una avestruz! De verdad… Entiendo que al final la gente se gane la vida como pueda, pero la explotación animal es una cosa que llevo fatal sinceramente.

Nosotros hicimos noche en Meknes. Salimos bastante temprano de Rabat, llegando más o menos a las 2 horas de trayecto. Normalmente la gente va a esta ciudad a pasar el día y no se queda a dormir, y creo que al final es la mejor opción. A nosotros se nos hizo un poco largo, pero nos vino bien para descansar. En este caso, la riad que elegimos fue Riad Atika, situada en pleno zoco y de la que tengo que decir que sus dueños son simpatiquísimos y el alojamiento está a todo lujo de detalle. Os lo recomiendo 100%, auque sí que es cierto que pasé bastante frío, pero vamos… Nada importante y menos siendo mitad de enero. Hay mantas gorditas de todas maneras, así que eso no será ningún problema!